Subcontratación laboral: Cumplimiento de obligaciones fiscales

Por Alma Miramontes
a Lunes 14 de Mayo del 2018

ANTECEDENTES
El término outsourcing es de origen anglosajón, el cual significa “obtener de fuentes externas proveedores de servicios para actividades internas”. En México inició con mucho éxito la prestación de servicios en esta modalidad en las áreas de mantenimiento y seguridad de las empresas. En nuestro país se le conoce como “subcontratación laboral”. Se recurre a la subcontratación laboral, además, para poderse allegar personal calificado, reducir costos de selección, capacitación, entrenamiento o inversión en tecnología. También para satisfacer necesidades del recurso humano por insuficiencia de personal propio o en la comunidad derivado de condiciones económicas, competencia en la industria, etc., manteniendo de esta manera las empresas su competitividad y eficiencia. Reglas y aplicativo A lo largo de los años en nuestro país las autoridades fiscales, laborales e instituciones de seguridad social empezaron a detectar que no todas las empresas que ofrecían este tipo de servicios cumplían con sus obligaciones relativas en detrimento tanto de los trabajadores como de la Federación, lo cual motivó diversas reformas en cada una de las leyes respectivas.
REFORMA A LA LSS
El 9 de julio de 2009, mediante el “Decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley del Seguro Social”, publicado en el DOF de esa fecha, se reformaron fracciones de los artículos 5-A, 304-A y 304-B, y se adicionan los párrafos tercero, cuarto, quinto, sexto, séptimo y octavo al 15-A, así como el segundo párrafo al 75 y la fracción XXII al artículo 304-A de la Ley del Seguro
Social (LSS), de donde se extrae lo siguiente:

 

Subscríbete

Acompáñanos